Brindis con Alberto Sartoris

Tenerife, 1997 –

… Alberto Sartoris, poco tiempo antes de dejarnos para siempre,  en su última visita a las islas, aparentemente ajeno a la agria discusión que sobre el sentido de la arquitectura se producía en la mesa, inesperadamente, con su esbelta y frágil  mano de más de noventa años bregando incansablemente de aquí para allá, alzó su copa para centrar nuestra atención y, con unos ojos menudos de intensa mirada y brillo, tras un breve y hondo silencio de intensa expectativa que nunca olvidaré, con voz quebrada pero profundamente firme y sabia, saboreando su bebida,  aseveró:  ¡ La arquitectura es como la vida …  como compartir con ustedes, en estos instantes,  este buen vino !